30/5/13

Libros extraviados...





Mientras ordenaba mi biblioteca circular, acá en mi magnífico planeta, comencé a comprobar la cantidad de libros que he perdido, los que olvidaron devolverme, tal vez en parte por culpa de mi apurada despedida del planeta Tierra, y otros que quizás se negaron a regresarlos a su dueño, que en ese caso vengo a ser yo.

Todo comenzó cuando desde mi cómodo smag (que es mi en idioma circular un sofá) miraba lo que ocurría allá bajo en ese planeta blanco, ese donde viví tantos años terrícolas. Durante mi contemplación de vuestro planeta recordé cierto libro terrícola que tenía pendiente leer y allí me fui yo a buscarlo, fue durante ese instante que me di cuenta que aún no los había desembalado y aún continuaban en las cajas en las que los había depositado durante la mudanza, fue toda una odisea dar con él y después de mucho rato de ordenar cada uno en su lugar por tema y por autor comprobé que no estaba, lo malo es que no recuerdo a quién se lo presté, obviamente el individuo tampoco debe recordar de dónde lo sacó porque de lo contrario lo hubiese devuelto de ser así no? Fue en ese preciso momento que me puse a filosofar sobre aquello de: "si prestas un libro pierdes un amigo", fueron muchos los sentimientos que surgieron en mí a raíz de ese pensamiento, porque un libro no tiene valor monetario si uno lo ama mucho, y tampoco lo tiene si a uno no le gusta y prefiere hacer de cuenta que lo perdió a tenerlo de vuelta, pero, y aquellos que se lo llevaron y no volvieron tendrán acaso la misma importancia? Y creo que si.




Creo que perder un libro es de rápida solución, buscar alguno de mis amigos allí en la Tierra y pedirle que me lo envíe y resuelto el problema, la mayoría de las cosas materiales, salvo los incunanables, tienen solución, por otra parte las personas no, si perdés una no podrás volver a reemplazarla por otra y algunas que es una ventaja que al igual que esos libros tediosos que uno no quiere volver a leer, que lo mejor es no volverlos a recuperar. Por eso he descubierto que extraviar un amigo muchas veces es saludable y hay algunos que al igual que ellos sería bueno no haberlos encontrado nunca. Suena duro verdad? pero es así.

Nunca les pasó leer la portada de un texto y maravillarse con él, comprarlo y no ver el momento para llegar a casa y leerlo? Conforme pasan las páginas parece ser maravilloso y tiene un final tan terrible que uno tiene ganas de tirarlo a la basura? O tal vez a las dos o tres páginas de lectura uno lo cierra y lo guarda en la biblioteca esperando que llegue a casa algún invitado lo encuentre y diga yo quería leerlo, y uno con una sonrisa se lo da diciéndole "tomate el tiempo que necesites para leerlo"? Eso mismo ocurre con mucha de la gente que he conocido en aquel lejano planeta. Hubo muchos que hoy conociendo el final de la historia hubiera deseado jamás haberlos cruzado en el camino, un par que leyendo la portada parecían gente increíble, por la que uno daría la vida y luego han terminado siendo terribles granujas, los cuales ni siquiera merecían que hubiera dedicado más de cuatro o cinco minutos de mi tiempo.

Otros que hoy ya no están, que si existe el cielo seguramente estarán allí disfrutando de la felicidad en cambio, son como los incunables, jamás encontrarás otro igual, como por ejemplo mi querida hermanita María Angelica, una monjita que era un ángel con alas, que tengo el más maravilloso de los recuerdos de ella y hablando de libros de ella tengo dos o tres cosas materiales que me regaló, un rosario, un par de cartas y el libro más hermoso y maravilloso que leí junto con El Principito y fue Juan Salvador Gaviota, esa maravillosa historia que ella me regaló hoy no lo tengo, se lo llevó uno de esos a los que hubiera sido bueno no haberme cruzado nunca, pero he descubierto después de mucho tiempo, que puedo volver a comprar otro ejemplar, que tendrá la misma historia y sabré el momento en qué adquirirlo porque mi ángel de la guarda me llevará a él en el momento indicado, como lo trajo a mi vida cuando todo era un terrible infierno y lo leí y re leí tantas veces que hasta casi llegué a saberlo de memoria. Pero ese que se lo llevó nunca sabrá lo que significan esos sentimientos, el dar, el estar siempre a pesar de las ausencias, que las personas siempre pueden cambiar y ser mejor, que vale la pena darle una oportunidad, no sólo seguirá por la vida viviendo su vida como si todo girara a su alrededor, perdiendo de vista las cosas importantes como son el amor, la amistad, compartir, perdonar y valorar al otro. Se quedará con el libro, pero no con toda la increíble cantidad de hermosos recuerdos que tendré el día que vuelva a adquirir mi libro pefecto.





Hubo muchos de esos en mi vida, más de los que hubiera querido encontrar, pero como siempre digo todo es por algo, todo es una eterna causalidad por más pequeña que sea, por más que trates a alguien tan sólo dos minutos, porque la vida es un eterno aprender, un ida y vuelta de dar y recibir, de compartir y aprender. Muchos de los que me he cruzado en mi visita por aquel lugar ni siquiera me recordarán pero yo he aprendido un montón, soy lo que soy gracias a la suma de todo ese aprendizaje. Y si; bien hubiera preferido no haber visto nunca algunas contratapas para maravillarme con ellas y descubrir tristemente que eran sólo una portada bonita, con un final terrible y más de una vez me sentí muy estafada, gracias a ello hoy puedo saber leer más allá de los detalles y de un hermoso exterior.

Buena vida personitas!!

Dubby 24

29-05-2013

6 comentarios:

coqui.- dijo...

Mi querida ET! que alegria volverte a leer(y eso que la que se perdio un tiempo fui yo). Que hermosa entrada,hablas de algo tan importante para mi, LOS LIBROS. Con ellos empezo unos de mis sueños mas grandes...
Te agradezco por esta reflexion. Te espero por alla! Te dejo un beso grande y un abrazo!
Coqui.

AMBAR dijo...

Hola ET alma de gran belleza.
Paso a leerte y disfrutar de estas profundas letras que siempre nos regalas.
Aqui en la tierra la vida muchas veces puede ser muy cruel, y quisiera refugiarme en las estrellas para descansar en el brillo de su luz.
Un abrazo.
Ambar.

Dunia /* dijo...

Querida criatura,
Me identifico con tus palabras..el tiempo acaba por desenmascarar a las personas..y, muy cierto es, que algunos nos sorprenden para bien inesperadamente..Es por eso que los prejuicios pueden perjudicar los perfiles de los que acabamos de conocer, robándoles la oportunidad de ser conocidos de verdad..
Mi gratitud! :)
Dunia /*

AMBAR dijo...

Hola alma hermosa.

Hoy se ha actualizado en mi espacio, no sé, en el vuestro.
Te agradezco sinceramente el apoyo e incondicional cariño que me entregas a diario con tu preciosa y preciada amistad.
Gracias a todos vosotros, mi espacio se mantiene vivo y activo.
Un gran abrazo y un buen fin de semana.
Ambar

Jayja para tí... dijo...

"...porque vos
blog mio
eres un pedazo de mi alma..."

saludos y un abrazo lleno de alma....Jayja

Lovely dijo...

Hola querida!!!

Me alegra ver que allá en tu planeta sigues valorando y amando los libros.
Yo también he llorado por la pérdida de alguno de ellos. Los presté y jamás regresaron, pero los recuerdo y forman parte de mí.

Y por cierto Juan Salvador gaviota también es uno de mis favoritos que voló..... espero que cayera en las manos de alguien que haya sabido apreciarlo como se merece.
Un tremendo beso!