11/6/09

Los eternos sabedores de todo


Una de las eternas dudas que se me presentó desde que llegué a este lugar es ¿por qué todos creen tener la verdad absoluta?
Sinceramente no lo puedo entender, es una rara sensación, pero me he ido dado cuenta que todos se creen portadores del ideal de pensamiento.
Hay muchos grupos de personas, los que saben cuál es la mejor comida que tenés que comer, por qué no deberías sentirte solo, aquellos que han sufrido mucho y lo han superado, entonces creen ser dignos de criticar a aquellos que lo hacen por tonterías. Los que piensan que ésta o tal política es la mejor, los adoradores de los climas. Y así podría hacer una larga lista. Pero yo los reuniría en un grupo mayor llamado intolerantes.
Aquí, se cree que con haber experimentado algo, ya tienen un master en consejero y tratan de enseñar a todos cómo se debe vivir. Imponiendo su saber absoluto. No respetando los sentimientos de los demás.
Si alguien tiene frío, puede tener frío con 25 grados bajo cero o con 10 grados, lo mismo ocurre con todo.
Parece ser que no se dan cuenta que las experiencias son únicas, que algunos tienen facilidad para unas cosas y mientras que hay gente que tiene facilidad para otras. Y en lugar de enseñar imponen.
Es fácil ver las cosas desde afuera, compararlas con algo que tal vez les ocurrió, pero nada es comparable. Las vidas son únicas y cada persona es especial. El dolor se siente de a uno, no es una maza de dolores que se puede ejemplificar.
Si un día estás solo, te pasa a vos; si te han rechazado, si te sentiste abandonado, no es el mismo abandono que sufren los demás. Por qué esa costumbre que tienen en este planeta de hacer masivo todo.
En mi planeta lo único que es de todos es nuestro origen, hasta los Dubby que somos cientos y tenemos un número, somos diferentes, cada uno con su color y propias cualidades.
Si en lugar de andar por la vida dando clases de autoayuda se detuvieran a escuchar al que está al lado cuánto aprenderían, la vida es un eterno aprender. Desde que estoy en este sitio he aprendido mucho, cosas que cuando un día me marche a mi Estrella Circular, podré enseñar a otros.
Pero no, acá son todos próceres y su vida es un ejemplo, si alguien padeció una terrible aflixión y la superó, entonces por qué no enseñar cómo se hace en lugar de censurar a los que no lo pueden hacer, si te gusta estar solo y no tener amigos, no critiques al que si le gusta y sufre por no tenerlos. Si te sentiste abandonado y ahora no te importa pensar por qué lo hicieron no le digas nada al que está buscando su origen.
Todos tenemos derecho a sentir de defirente manera, a pensar distinto, porque eso es lo que suma, no ser como los otros, actuar y sentir como uno.
Tal vez hasta yo en este momento, un pequeño ser circular estoy subido a mi banquito dando cátedra, pero lo mío es sólo un consejo, es mi forma de decirles que basta de retar a la gente diferente, no atormenten a aquellos que no le gusta lo mismo que a vos, o que tal vez es más sensible y por ende sufre más, no te importe si tiene más frío sólo dale una manta.
Porque he visto muchos humanos tristes, e infelices tratando de cohabitar en este planeta y sólo sienten que están en un lugar donde nadie los quiere.
Disfrutá la individualidad del que tenés al lado y si ves que se está equivocando ayudalo, no lo retes. Escuchalo no lo calles, abrazalo si lo necesita, querelo, el amor es algo que hace tanto bien y en este mundo está tan olvidado.
Intentar conocer a los demás es algo tan lindo. No por nada en este lugar con tanta gente se sienten todos tan solos. En tiempos que se suponen hay más comunicación, se está más aislado que nunca.


3 comentarios:

Natacha dijo...

La tolerancia y la empatía son asignaturas pendientes de casi todos los humanos...
Un besito, bichito..
Natacha.

seo dijo...

En tiempos que se suponen hay más comunicación, se está más aislado que nunca

totalmente de acuerdo

un texto que hace pensar

un beso

Marinel dijo...

Las personas en general,somos bastante poco humildes,solidarios,dispuestos a empatizar con los semejantes...
Es tristísimo,pero alberguemos la más mínima esperanza,¿no crees?
Besos.